Casa rurales en Toscana

Sobre una colina,
al lado de nuestra vivienda,
un viejo henil restaurado, con
una vista panorá
mica del valle y los montes circundantes.
Alrededor, campo, árboles y flores.
Sólo los sonidos campestres
interrumpen el silencio: gallinas,
ocas, ovejas, algún perro
y omnipresentes pájaros.
Gracias a sus 500 metros de altitud,
el lugar está ventilado y
fresco incluso en los meses más
calurosos, y también hay
una piscina donde darse un chapuzón.
Actividades: paseos y excursiones a pie,
campos de tenis en el pueblo
y visitas a numerosas aldeas medievales.
En los restaurantes de la zona
se pueden degustar productos típicos
diestramente cocinados:
champiñones, trufas,
jabalíes y castañas

Valid XHTML 1.0 Strict*** *** Valid css2